Visión de Ciudad

De Partido de la Red
Saltar a: navegación, buscar

La visión de Ciudad del Partido de la Red es el resultado de 6 meses de trabajo interno, reuniones públicas y colaboratorios iniciados en abril de 2016. Aquí presentamos el primer producto de este proceso.

Buenos Aires: Ciudad Democrática[editar]

La Ciudad no termina en la General Paz, es un continuo urbano de más de 2500 km2 y más de 12 millones de habitantes. Las divisiones y el sistema administrativo político (Ciudad Autónoma, Provincia, municipio, nación) no coinciden con las escalas de nuestros problemas ambientales y sociales. Por eso, aunque mantenemos la acción a nivel local, basamos los diagnósticos y las estrategias en una nueva escala de análisis.

La Ciudad Democrática para los próximos 20 años, nace del cruce de tres dimensiones: Ciudad Integradora, Ciudad Sustentable y Ciudad de Código Abierto.

Ciudad Integradora[editar]

La CIUDAD es INTEGRADORA cuando rescata a la persona como protagonista central de la ciudad y entiende que su inclusión en la comunidad se da con el incremento de sus ingresos pero, ante todo, con su acceso a bienes públicos o comunes que mejoren su calidad y experiencia de vida. Es la ciudad de la convivencia y de los encuentros, la de parques y plazas, la de la escuela pública como vector de inclusión, la que cuida a sus habitantes.

  1. La ciudad tiene, ante todo, una función social. La urbe debe buscar y desarrollar el bienestar general de sus habitantes. Promovemos un urbanismo equilibrado e integrador, donde el usufructo de los bienes de la ciudad sea equitativo y se garantice el derecho a la vivienda digna.
  2. La Ciudad es su espacio público. Y el espacio público es para ser usado: para vivir más que consumir, para estar más que circular. Promovemos una proliferación urgente de espacios públicos cercanos, bellos, seguros, accesibles, sanos y habitables.
  3. La Ciudad invierte más, donde hay menos. Las decisiones de inversión en infraestructura deben orientarse según la falta. Creemos que el mejor transporte, las mejores bibliotecas, los mejores hospitales, los mejores parques y las mejores escuelas deben estar donde más se los necesita.
  4. La Ciudad necesita una transformación educativa. El sistema educativo está en crisis. Imaginamos instituciones educativas para una ciudadanía activa: orientadas a realidades locales, que promuevan la colaboración, la inteligencia colectiva, la creatividad y en las que convivan distintos sectores sociales.
  5. La Ciudad protege la salud. La convivencia, redundancia e inequidad de los 3 sistemas de salud (público, privado, sindical) es alarmante. Deseamos un sistema público de salud integrado y universal, capaz de atender las demandas de sus habitantes, más allá de su nivel económico o su actividad laboral.

Ciudad Sustentable[editar]

La CIUDAD es SUSTENTABLE cuando reconoce el derecho de las generaciones que vienen y entiende al ambiente sano como condición para el bienestar y la calidad de vida. Es la ciudad que encuentra hábitos para su hábitat, con una nueva manera de ver el mundo y un nuevo modelo de desarrollo, que administra y explota sus bienes con manejos sostenibles e, idealmente, regenerativos.

  1. La Ciudad apuesta por un nuevo modelo económico. Un modelo post-extractivista, que integre la creación de valor económico, social y ambiental. Buscamos nuevas estrategias de desarrollo local basadas en la colaboración, la creatividad y la innovación, con modelos de producción y de consumo que reduzcan-reutilicen-reciclen-reparen-regeneren.
  2. La Ciudad es para la gente, no para los autos. La movilidad privada genera daños ambientales y un uso sub-óptimo del espacio público. Propiciamos una matriz de movilidad basada en el transporte público limpio, la bici y la caminata.
  3. La Ciudad cuida su agua, su aire, su suelo y sus ecosistemas. La diversidad biológica garantiza la calidad de vida humana. Nuestro bienestar depende de los servicios ambientales que nos brindan los ecosistemas abundantes, sanos y diversos.
  4. La Ciudad vive como se alimenta. El alto consumo de alimentos altamente procesados y de baja calidad nutritiva, con sistemas de producción de alto impacto, es un problema para la salud pública. Promovemos la soberanía alimentaria y un sistema de etiquetado y trazabilidad de productos que permita un consumidor consciente.
  5. La ciudad tiene una matriz energética inteligente. No podemos seguir dependiendo de los fósiles, la matriz de generación de energía debe migrar. Promovemos una red resiliente y eficiente de energías renovables, de doble vía y diversa.

Ciudad de Código Abierto[editar]

La CIUDAD es DE CÓDIGO ABIERTO cuando su modelo político se basa en la participación para la co-construcción de la ciudad y permite a las personas “comprender, diseñar y ejecutar” mejoras urbanas. Es la ciudad de instituciones transparentes, porosas y permeables, donde quienes allí viven pueden ver, auditar, aprender y participar de las decisiones públicas.

  1. La Ciudad tiene una cultura plural. Las identidades y los estilos de vida se transforman: mutan y son mutables. Promovemos una sociedad emergente, multicultural, abierta y un Estado que acompañe esa diversidad.
  2. La Ciudad cambia, si la cambiamos. Co-crear la Ciudad significa que tenemos el derecho a cambiarla a partir de nuestros anhelos más profundos. Creemos que la co-construcción de la ciudad requiere la sinergia entre ciudadanía y gobierno.
  3. La Ciudad tiene un estado abierto. Los poderes ejecutivo, legislativo y judicial tienen que promover el acceso a toda la información que producen. Creemos en la transparencia activa pero la verdadera apertura se sella con el uso de tecnologías libres y abiertas y con la participación social en las decisiones públicas.
  4. La Ciudad abre la ciencia y los saberes. La apertura del conocimiento es un deber público. Repudiamos las barreras arancelarias, jurídicas y burocráticas para acceder a él: el conocimiento debe ser libre y sus datos, de fácil acceso y audición
  5. La Ciudad sincera la financiación política. La participación política no puede ser sólo para ricos, los partidos políticos no deben quedar presos de los grupos que los financian. Exploramos medios alternativos para la financiación de la política como garantía del sistema democrático.